Compartir:

Es muy común que las personas piensen que un gato de 9 o 10 años ya es muy viejito, pero la verdad es que a partir de los 7 a 10 años un gatito entra en la edad media,  de los 11 a los 14 años es un gatito senil (o Senior) y es desde los 14 años cuando se empiezan a considerar gatitos geriátricos.

Desde la edad de 11 años los gatitos pueden empezar a presentar alteraciones relacionadas a su edad, debemos entender en este punto, que no porque sea viejito “es normal” que esté enfermo, pues todas las alteraciones deben controlarse y manejarse adecuadamente para poder mantener su calidad de vida. Una de las alteraciones que encontraremos es la disminución de la elasticidad de la piel que también puede estar asociada con la enfermedad renal crónica, bastante común en los gatitos geriátricos. También se puede observar la pigmentación fisiológica del iris, que debe ser de todas maneras revisado por su médico veterinario para poder diferenciarlo de la pigmentación patológica (melanoma).  Debemos tener mucha paciencia con nuestros viejitos ya que otra alteración que podemos observar es que empiezan a perder la agudeza visual, del olfato y de la audición, por esto último maúllan más fuerte.

Un punto muy importante en cuanto a las alteraciones de los gatos geriátricos, es que tienen menos tolerancia al estrés y división territorial, y esto sumado a que su sistema inmune es más débil lo puede predisponer a adquirir enfermedades fácilmente si se estresa, por lo que no es recomendable la inclusión de un gatito bebé  o joven a la familia cuando se tiene un gatito geriátrico y evitar cualquier cambio ambiental en casa, también se recomienda el uso de feromonas artificiales para una mejor adaptación al ambiente.

Además es muy común que los propietarios de un gatito “viejito” comenten que sus gatitos no duermen de noche, que se la pasan maullando a un punto sin entender que sucede, o que empiecen a ver que defecan y orinan fuera de la caja de arena y cuando les hacen exámenes complementarios todo sale normal, cuando esto sucede lo más probable es que tu gatito esté atravesando por lo que llamamos Disfunción Cognitiva del Gato Senil, que si lo comparamos con un ser humano vendría a ser la demencia senil y esto debe ser diagnosticado y tratado por su médico veterinario.

Es por esto y por otras alteraciones comunes en gatitos seniles y geriátricos que deben pasar al menos una o dos veces al año por una revisión completa y siempre ante cualquier cambio en su comportamiento debes consultarlo con su médico veterinario para realizar una serie de exámenes y una revisión completa para descartar enfermedades sistémicas, metabólicas, articulares y neurológicas.

Compartir:
Deja tu comentario