Compartir:

Existe un trastorno en el que los gatos tienden a lamer objetos como plásticos, ropa o telas e ingerirlos. En otros casos más agudos, algunos gatos llegan a comer arena. Este trastorno alimenticio se llama “Pica” y puede llegar a ser verdaderamente peligroso para nuestros felinos. ¿Por qué sucede esto? Una mal alimentación o en algunos casos anemia. Los gatos con Pica suelen tener problemas digestivos y carecen de nutrientes o minerales necesarios. Nuestros gatos no eligen los alimentos que les damos, por eso es vital que sepamos elegir el alimento adecuado para suplir las necesidades de cada uno de ellos. Los factores comunes entre gatos con Pica son diversos: alimentación con piensos de mala calidad, gatos que no comen las raciones necesarias o muy pocas veces al día, cambios constantes en el tipo de alimento, entre otros. A pesar de que este problema puede parecer netamente de comportamiento, está fuertemente ligado a la alimentación y a factores ambientales como estrés.

¿QUÉ HACER?

En caso de que un gato presente Pica, es importante llevarlo al veterinario de manera inmediata. Otra forma adecuada de tratar este problema, es regular el sistema digestivo de tu felino dándole alimento de buena calidad, alto en fibra o alimentación cruda para estabilizarlo. Es preferible que tu gato mantenga el mismo tipo de alimentación de por vida, para así evitar cambios bruscos que concluyan en este tipo de problemas. Recuerda que en Gatuario contamos con personal altamente capacitado para tratar este y otros problemas que pueda tener tu felino.

Es sumamente importante saber reconocer cuando un gato realmente padece del síndrome de Pica. Muchos gatos que han sido criados desde pequeños con humanos, tienden a lamer objetos en forma de juego. Es más, probablemente has notado que lo hace con tus manos o con alguna prenda tuya. Mucha gente comete el error de creer que su gato sufre de pica por una sola vez en la que lo han visto realizar este acto. Si tu gato lame algo, es normal. Sin embargo, si ves que lo hace en repetidas veces y ha habido ocasiones en las que se ha tragado el objeto que estaba lamiendo, es imperativo recurrir a ayuda profesional. Los gatos son animales extremadamente sensitivos, por lo que es necesario que tomes con mucha tranquilidad lo que está sucediendo. No es recomendable recurrir al castigo, ya que los gatos no son animales que van reaccionan ante la hostilidad. Recurre donde profesionales que te puedan guiar en el camino correcto para ayudar a que tu bebé deje de sufrir este problema.

Compartir:
Deja tu comentario