Compartir:

Mucho se ha hablado sobre las supuestas repercusiones de tener un gato en la etapa del embarazo. Probablemente todos hemos escuchado a alguien decir que el pelo de un gato puede dañar a una mujer o a su bebé y que los gatos son los principales portadores de la Toxoplasmósis. Esto es totalmente falso. Tener un gato en la etapa del embarazo puede ser una de las experiencias más lindas que se pueden vivir. Los gatos, son guardianes por naturaleza; y esa condición los vuelve ideales para una etapa de espera y tranquilidad como es el embarazo. Los gatos aman recostarse encima de la barriga de una mujer embarazada, y muchas veces comenzaran a ronronear en señal de amor y protección. Este vínculo que se llega a generar con tu felino es único y especial.

¿QUÉ ES LA TOXOPLASMOSIS?

Para comenzar, debemos definir e informarnos sobre qué es la Toxoplasmosis. Es una enfermedad infecciosa, que se origina por un protozoo parásito llamado Toxoplasma gondii; y que puede llegar a causar problemas graves en los fetos. Lamentablemente, los gatos son los únicos animales en los que este parásito puede llegar a incubar sus huevos. Muchos gatos se ven infectados de esta enfermedad al momento de cazar roedores o aves, existiendo la posibilidad de que luego puedan contagiar a humanos ya que es un zoonosis. Un gato incuba al parásito en un periodo que puede durar entre 3 y 20 días para posteriormente excretarlo en las heces durante un mes.

Si tu gato caza animales o pasa tiempo fuera de casa, es sumamente importante que realices los exámenes correspondientes para saber cuál es el estado de tu bebé. Sin embargo, la posibilidad de que un gato casero se contagie de Toxoplasmosis es casi nula. Para que las heces de un gato se vuelvan contagiosas, tienen que estar expuestas por más de 48 horas; es decir, un arenero tendría que estar sin limpiarse más de 2 días (altamente improbable). El contagio de toxoplasmosis se puede dar por el simple hecho de ingerir verduras mal lavadas o carne mal cocida.

BENEFICIOS DE TENER UN GATO PRE Y POST EMBARAZO

Los gatos son animales extremadamente nobles, que ayudaran a darle paz y tranquilidad a tu hogar. Además, la presencia de un gato en la vida de un niño lo ayudará a generar un vínculo estrecho con un animal. A diferencia de otras especies, la presencia de un gato no involucra la constante necesidad de atención. Los gatos son animales independientes y autosuficientes; características que los vuelven los compañeros perfectos en esta etapa de espera.

En conclusión, los gatos no son sinónimo de peligro en tu embarazo si se toman los cuidados necesarios. Muy por el contrario, son una especie que te ayudará a vivir esta etapa de una manera única y peculiar; volviéndose el complemento perfecto en la dulce espera.

Compartir:
Deja tu comentario