Compartir:

Una de las características más hermosas de los gatos es sin duda alguna su pelaje. Pelo corto o pelo largo; cada una de las variantes que existen en el pelaje de los gatos es simplemente única y maravillosa. Desde los persas que tienen un pelaje largo, frondoso y de contextura única; hasta los abisinios, raza llamada “Bunny Cat” por el parecido de su manto al de un conejo; todo tipo de gato necesita un adecuado cuidado de su pelaje. Recuerda que además de brindarle belleza e ímpetu; el pelaje de un gato le ofrece datos sensoriales, le permite comunicarse, lo protege de las diferentes temperaturas y patógenos y lo ayuda a fabricar vitamina D.

Cepillar a tu gato al menos una vez por semana contribuirá a evitar problemas dermatológicos como heridas o parásitos; además de crear un vínculo especial con tu mejor amigo, que verá el cepillado como un tipo de mimo o cariño. En el caso de los gatos de pelo largo, el cepillado es una actividad a la que se le debe acostumbrar desde muy pequeño para evitar aversiones. Ninguna sesión de cepillado debe terminar en tu gato arañándote o asustándose. Si este fuera el caso, hay que acostumbrar al felino a tener pequeñas sesiones de cepillado en un ambiente relajado y libre de estrés. Los gatos de pelo largo corren en riesgo de que grandes cantidades se pelo se acumulen volviéndose un foco de enfermedades dermatológicas o digestivas. Los gatos de pelo corto son mucho más fáciles de peinar y acicalar, además de que no corren el riesgo de que peine los lastime por la cantidad de pelo. Es recomendable peinar a los gatos de pelo corto con un peine de metal para cepillar y uno de plástico para quitar los residuos de pelo muerto; siempre a contrapelo para evitar hacerle daño.

La alimentación también cumple un rol importante en el cuidado de un felino y su pelaje. Nutrientes tales como proteínas, grasas, vitaminas y minerales son claves para mantener la piel y el pelaje de nuestros felinos en estado óptimo. El pelo está compuesto por proteínas en su mayor parte, de tal manera que si la alimentación de tu gato no tiene proteínas de calidad, se corre el riesgo de pérdida o daño.

 

Compartir:
Deja tu comentario